Qué es la CNMC

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el organismo que promueve y defiende el buen funcionamiento de todos los mercados en interés de los consumidores y de las empresas. 

Es un organismo público con personalidad jurídica propia. Es independiente del Gobierno y está sometido al control parlamentario. Entró en funcionamiento el 7 de octubre de 2013..

Acceso al vídeo

¿Cuál es su origen?

Aunque el origen de la autoridad de competencia se puede situar en el Tribunal de Defensa de la Competencia, la creación de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) tuvo lugar, formalmente, en 2007.

En 1995 se creó la Comisión del Sistema Eléctrico Nacional (predecesora de la Comisión Nacional de Energía, o CNE) y en 1996 la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). En 2003 se creó el Comité de Regulación Ferroviaria (CRF). En 2010 tuvo lugar la creación del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA) y la entrada en funcionamiento de la Comisión Nacional del Sector Postal (CNSP). En 2011 se creó la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria (CREA).

La aparición de una pluralidad de organismos reguladores obedeció a la liberalización de la industria de red, el fin de los monopolios estatales y la necesidad de adaptación a la normativa europea.

En 2013 el Parlamento  decidió unificar los organismos reguladores y la autoridad de competencia con el fin de garantizar la seguridad jurídica y la confianza institucional, evitando duplicidades innecesarias en el control de cada operador y decisiones contradictorias en la misma materia. Con la reforma de la arquitectura institucional de los reguladores se pretendió, asimismo, aprovechar economías de escala y regular los sectores administrados adoptando una visión integradora poliédrica desde el punto de vista de la regulación y la defensa de la competencia para adaptarla a los cambios que se han producido en el entorno económico en beneficio de los consumidores.

 

La CNMC se creó en 2013 a partir de la integración de estos seis organismos: Comisión Nacional de la Competencia, Comisión Nacional de Energía, Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, Comisión Nacional del Sector Postal, Consejo Estatal de Medios Audiovisuales y Comité de Regulación Ferroviaria y Aeroportuaria.

El origen de estos organismos era diverso: el de la Comisión Nacional de Competencia (CNC) se encuentra en la fusión del Tribunal de Defensa de la Competencia (creado en 1963 y fortalecido por la Ley de Competencia del 1989) y el Servicio de Defensa de la Competencia, a través de la Ley 15/2007, de Defensa de la Competencia En 1996 se crea la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y en 1998, la Comisión Nacional de Energía (CNE), que absorbía a la Comisión Nacional del Sistema Eléctrico (CNSE, 1994). En 2010 tuvo lugar la creación del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA) y la entrada en funcionamiento de la Comisión Nacional del Sector Postal (CNSP). En 2011 se creó la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria (CREA).

La aparición de una pluralidad de organismos reguladores obedeció a la liberalización de la industria de red, el final de los monopolios estatales y la necesidad de adaptar la normativa económica española a la europea.

Antiguas Comisiones que forman la CNMC

Antiguas Comisiones que forman la CNMC

Su objetivo

El objetivo principal de la CNMC es garantizar, preservar y promover el correcto funcionamiento, la transparencia y la existencia de una competencia efectiva en todos los mercados y sectores productivos, en beneficio de los consumidores y usuarios.

La CNMC está sometida al control parlamentario, lo que garantiza su independencia e incrementa la seguridad jurídica.

¿Cuales son sus funciones?

Principales funciones de la CNMC

¿Cuál es su estructura?

La CNMC ejerce sus funciones a través de dos órganos de gobierno: el Consejo y el Presidente, que lo es también de su Consejo.

El Consejo es el órgano colegiado de decisión. Está integrado por diez miembros nombrados por el Gobierno, a propuesta del Ministro de Economía y Competitividad, entre personas de reconocido prestigio y competencia profesional en el ámbito de actuación de la Comisión, previa comparecencia de la persona propuesta ante la Comisión correspondiente del Congreso de los Diputados. Su mandato es de 6 años no renovables y está sometido a un estricto régimen de incompatibilidades. El Consejo puede actuar en Pleno o en Sala. A tal fin, se organiza en dos salas: una dedicada a temas de competencia (Sala de Competencia) y otra a supervisión de sectores regulados (Sala de Supervisión Regulatoria). El Pleno está integrado por todos los miembros del Consejo y presidido por el Presidente.

Además, la CNMC tiene cuatro direcciones de instrucción (Competencia; Energía; Telecomunicaciones y del Sector Audiovisual, así como Transportes y del Sector Postal).

Ver organigrama

cnmc.es

¿Cómo funciona?

La CNMC funciona con arreglo a los principios de eficacia, eficiencia, racionalización, agilidad, objetividad y transparencia. Estos principios inspiran el sistema de funcionamiento del Consejo en Pleno y Salas y el sistema de distribución de asuntos que reserva al Pleno los más complejos donde es necesario unificar criterios para ofrecer una solución equilibrada e integral de los problemas en beneficio del consumidor.

El funcionamiento de la CNMC se ajusta a la normativa de la Unión Europea, especialmente en los sectores de telecomunicaciones y energía, que busca una mayor integración del Mercado Único de la Unión. A tal efecto, la Comisión colabora de forma regular y periódica con otras autoridades de supervisión de la Unión Europea y con las agencias de cooperación de los reguladores europeos en materia de energía y de comunicaciones electrónicas.

La Dirección de Competencia tiene atribuidas las funciones de instrucción recogidas en la Ley de Defensa de la Competencia, que siguen ejerciéndose manteniendo la coherencia y el carácter horizontal de la normativa de defensa de la competencia.

Tanto la Dirección de Competencia como las otras tres Direcciones de instrucción (Dirección de Energía, Dirección de Telecomunicaciones y del Sector Audiovisual, así como Dirección de Transportes y del Sector Postal) ejercen sus funciones de instrucción con independencia del Consejo.

¿Para qué sirven la competencia y la regulación eficiente?

A usted, como comprador y consumidor de artículos y servicios, la competencia entre los vendedores le sirve para disponer de ofertas más variadas, de mejor calidad y a menores precios.

A usted como empresario, la libre competencia le asegura el éxito en sus negocios y dependerá de su capacidad y esfuerzo y no de las obstrucciones o limitaciones que le impongan otros con mayor poder de mercado.

A usted, como ciudadano, la competencia le sirve para que la producción nacional sea más competitiva en el mundo y en el propio país.

¿Cómo se efectúa la supervisión de los sectores regulados?

Junto a las funciones de defensa de la competencia que se atribuyen íntegramente a la CNMC, este organismo ejerce funciones, con carácter singular, en determinados sectores y mercados regulados, donde la aplicación de la normativa de defensa de la competencia resulta insuficiente para garantizar la existencia de una competencia efectiva. Estos sectores o ámbitos son los siguientes: las comunicaciones electrónicas y la comunicación audiovisual, los mercados de la electricidad y de gas natural, el sector postal, las tarifas aeroportuarias y determinados aspectos del sector ferroviario.

Las funciones de la CNMC sobre los citados sectores han sido tradicionalmente desempeñadas por los organismos reguladores sectoriales, por requerirse la independencia respecto de los intereses públicos y privados  que pudiesen confluir. En particular, abarcan funciones de supervisión y control, así como amplias funciones de resolución de conflictos.

¿Qué puede hacer la CNMC para mejorar la competencia?

  • Investigar y sancionar prácticas anticompetitivas a partir de denuncias o por propia iniciativa.
  • Dictar recomendaciones para mejorar las condiciones de competencia en los distintos mercados.
  • Autorizar las concentraciones o fusiones de empresas y hacer un seguimiento de las mismas.
  • Supervisar la conducta de las empresas que operan en los mercados regulados, tramitando y resolviendo, en su caso, procedimientos sancionadores por prácticas contrarias a la regulación de los sectores económicos.
  • Asesorar con recomendaciones no obligatorias al sector público antes de que apruebe las normas.
  • Promover los valores de la competencia y la regulación eficiente.
  • Contribuir a la garantía de la unidad de mercado, en su caso mediante la presentación de un recurso contencioso-administrativo especial en defensa de dicha unidad de mercado.

Algunas actuaciones y prácticas contrarias a la competencia

  • Varias empresas se ponen de acuerdo en no competir en precios, fijando los mismos precios de compra o venta de manera abusiva.
  • Una empresa aplica injustificadamente a distintas empresas compradoras precios u otras condiciones de compra desiguales para los mismos bienes o servicios, poniendo a algunas de ellas en desventaja frente a sus competidores.
  • Una empresa obliga a un comprador a aceptar obligaciones que no tienen relación con la compra-venta, como no comprarle a un competidor, comprar otro producto, etc.
  • Una empresa establece de forma injustificada zonas de venta exclusivas para sus distribuidores.
  • Una o varias empresas obstaculizan de forma artificial la entrada en el mercado de nuevos competidores.
  • Una administración dicta normas o aprueba resoluciones que vulneran o impiden la unidad de mercado.

¿Cómo se presenta una denuncia?

La denuncia por prácticas contrarias a la competencia o por la contravención de la norammtvia a la que se sujetan los operadores de los mercados regulados sujetos a supervisión de la CNMC puede ser presentada por cualquier persona física o jurídica, pública o privada, nacional o extranjera que tenga conocimiento de la transgresión de las normas que vigila la CNMC.

Se realiza por escrito y se entrega en el registro de la CNMC, describiendo de forma precisa la o las conductas presuntamente anticompetitivas o contrarias a la regulación sectorial sobre las que se tiene conocimiento, identificando a los responsables y aportando las pruebas de que disponga.